AD

Prisonner’s dilemma

Hay moléculas orgánicas por doquier en el universo, sin embargo, el origen de la vida en la Tierra sigue siendo aún un gran misterio. ¿Cómo un conjunto de moléculas orgánicas inanimadas se autoorganizó para dar lugar al primer ser vivo? Muchos biólogos sugieren que la cooperación entre las moléculas pudo contribuir al origen de la vida.

La química prebiótica estudia todos los procesos físico-químicos naturales que tuvieron lugar en la Tierra primitiva, desde su formación como planeta hasta la emergencia del primer sistema autoreplicativo en el cual empezaron a operar los procesos de selección natural de la evolución.

La cooperación molecular podría ser clave para responder a la pregunta sobre cómo pudieron surgir las primeras redes metabólicas que luego se encapsularon dentro de una membrana para dar lugar a las primeras paleobacterias.

El objetivo de este dilema es demostrar que el egoísmo obtiene siempre un resultado peor que el altruismo en interacciones generativas que fructifican en una relación sostenida y compleja durante largos períodos de tiempo.

Uno de los mayores retos que debe de afrontar alguien que se incorpora a un grupo de creación colectiva, es precisamente el asumir esa conciencia de unidad colectiva.

Cuando se forma uno de estos grupos es fácil darse cuenta de que, el grupo creado ya es, en sí mismo, un bien precioso para cada uno de los que lo forman. Con lo cual se establece un interés común.

Pero hay que caminar un largo trecho hasta descubrir en qué consiste ese ser común del que formas parte. ¿Cuales son sus características y sus potenciales? ¿De que manera podemos contribuir a darle vida a esa conciencia colectiva?

Nuestro siguiente reto evolutivo contiene esas respuestas.

1+

Users who have LIKED this post:

  • avatar

Un comentario

Deja una respuesta

Botón volver arriba